Recetas de exfoliante caseras para cada tipo de piel – Salud Por Minutos
Cargando...
Cargando...
Download!Download Point responsive WP Theme for FREE!

Recetas de exfoliante caseras para cada tipo de piel

Cargando...

La exfoliación es una técnica que consiste en frotar una sustancia en la piel que tiene microesferas que no se disuelven. Esto abre un poco más los poros y elimina las impurezas, removiendo las células muertas y dejando la piel lista para ser hidratada. Así, el hidratante consigue penetrar aún más en la piel y el resultado es aún mejor porque deja la piel más suave y suave y también ayuda a conseguir un bronceado uniforme.

Con ingredientes simples y naturales como azúcar, miel y fubá es posible hacer excelentes exfoliantes caseros que se pueden utilizar semanalmente para hacer una limpieza de piel más profunda.

Para preparar un buen exfoliante casero para su tipo de piel, vea los pasos a seguir:

ingredientes

1. Exfoliante casero para piel mixta o aceitosa:

  • 2 cucharadas de miel
  • 5 cucharadas de azúcar
  • 4 cucharadas de agua tibia

2. Exfoliante casera para piel seca:

  • 45 g de fubá
  • 1 cucharada de sal marina
  • 1 cucharadita de aceite de almendras 
  • 3 gotas de aceite esencial de menta

3. Exfoliante casero para piel sensible:

Cargando...
  • 125 ml de yogur natural 
  • 4 fresas frescas
  • 1 cucharada de miel
  • 30 g de azúcar

4. Exfoliante casero para niños:

  • 2 cucharas de yogur natural
  • 1 cucharada de miel y
  • 1 cuchara de café

Modo de preparo

Todos los ingredientes deben mezclarse en un recipiente limpio y mezclado hasta formar una pasta consistente.

Para usar basta aplicar el exfoliante sobre la piel del cuerpo o de la cara, realizando movimientos circulares. Para complementar usted puede usar un pedazo de algodón para ayudar a frotar en la piel, siempre con movimientos circulares. Estos exfoliantes naturales también se pueden utilizar en los codos, las rodillas, las manos y los pies.

Incluso los niños de más de 6 años pueden recibir una exfoliación de la piel, pero especialmente en las áreas donde la piel es naturalmente más seca y áspera como las rodillas. Durante la aplicación se recomienda no frotar mucho la piel del niño, para no herir, ni provocar dolor. La exfoliación en la infancia puede ocurrir esporádicamente cuando los padres sienten necesidad, y cuando el niño presenta las rodillas muy ásperos y resecados, por ejemplo.

La exfoliación en la piel aumenta la circulación sanguínea y estimula la renovación de las células de la superficie de la piel que se encuentra repleta de queratina, que la deja seca y sin vitalidad y con ello la piel se vuelve más bonita y rejuvenecida.

Además, la exfoliación facilita la penetración de sustancias hidratantes, y es por eso que después de la exfoliación la piel necesita ser hidratada con crema, loción hidratante o aceite mineral o de almendra dulce, por ejemplo.

Cargando...
Cargando...
error: Content is protected !!